INSTITUTO DE LAS INDUSTRIAS CULTURALES Y LAS ARTES DE LA REGIÓN DE MURCIA
CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN Y CULTURA

Eventos

escalon

La Conservera: 'Gramáticas de la Temporalidad en el Arte Reciente', Un proyecto de 1erEscalón // 15 enero 2016

Exposición


Del 15 de enero de 2016 hasta 27 de marzo de 2016
Horario: de martes a viernes de 16h a 20h Sábados de 11h a 20h, domingos y festivos de 11h a 14h Lunes cerrado

Un proyecto de 1erEscalón

(Isabel Durante – Ana G. Alarcón – Miguel Ángel Hernández)

En los últimos años, el tiempo se ha convertido en uno de los problemas centrales del arte contemporáneo y en una herramienta primordial de lectura y en un modelo para pensar la sociedad. Después de que durante los años noventa fuese “el espacio” el protagonista de muchas reflexiones, sobre todo las vinculadas con el mundo global –achatamiento del mundo, fusión de lugares…–, en la última década son muchos los teóricos y artistas que han sido conscientes de que la globalización no es solo una cuestión de espacios, sino también una cuestión de tiempo.

Aunque es cierto que esa dimensión –igual que el espacio– es fundamental en la reflexión artística y sin ella no se podría entender la historia del arte, en la última década son muchos los artistas que han comenzado a problematizar, reflexionar, volver a pensar sobre los diferentes usos del tiempo. Memoria, presencia del pasado en el presente, futuro roto, tiempo alterado, tiempo suspendido, aceleración... A través de las más variadas estrategias y disciplinas, un gran número de artistas contemporáneos han comenzado a cuestionar la temporalidad hegemónica del presente, desfigurando y reelaborando la experiencia de lo que podríamos llamar “el tiempo moderno”, el lineal, estandarizado, maquinizado y “monocrónico” que se instauró en la sociedad industrial.

Una breve mirada al arte contemporáneo de las últimas décadas encontrará toda una serie de poéticas que tienen al tiempo como centro de reflexión. En todos los casos –y esto es lo importante–, la dimensión del tiempo es utilizada como un arma de resistencia contra lo establecido, contra los regímenes hegemónicos de temporalidad. Resistir al tiempo a través de la introducción de un tiempo otro. En esta exposición, la temporalidad alterada, el contratiempo, será la línea argumental en torno a la que se construye el discurso curatorial.

Con esa clave de lectura, exploramos los trabajos de catorce artistas vinculados con Murcia y nacidos después de 1975. Artistas que forman parte del Archivo de Artistas con el que hemos pretendido cartografiar el arte joven de la Región de Murcia. Sin embargo, no es esta una exposición de “artistas murcianos”. O al menos ese no es el discurso que queremos proponer. Todo lo contrario. En la actualidad las poéticas y los modos de hacer ya no están centrados exclusivamente en lo local. La reflexión de los artistas que proponemos se encuadra en un ámbito mucho mayor. Discursos globales que….

muchos de los artistas del archivo de creadores, buscando la conexión con ese problema central que atañe al arte contemporáneo, y visibilizando así también la contemporaneidad y pertinencia de unas propuestas que creemos que están al más alto nivel del arte que se está produciendo en otros contextos.

 

La reflexión sobre las gramáticas de la temporalidad proviene en última instancia de las ideas del filósofo alemán Reinhard Koselleck, quien en sus trabajos sobre los estratos del tiempo observó los modos en los que los tiempos se relacionan, tocan y articulan. Pasado, presente y futuro no son instancias separadas, sino que están en constante contacto. El arte puede servirnos para pensar los modos en que pasado, presente y futuro se articulan. Y al revés, la articulación del tiempo es una herramienta de lectura privilegiada para dar cuenta de la realidad del arte avanzado.

 

Partiendo de esas ideas, hemos divido la exposición en tres grandes momentos temporales, muchos de ellos, por supuesto, conectados entre sí. Los tres grandes espacios de La Conservera se proyectan como tres polos magnéticos de reflexión, que muy a grandes rasgos podríamos definir como pasado, presente y futuro.


Volver